07/06/2018

Testimonios

Requerido

¿Qué experiencia has tenido con nosotros?

Ana es una excelente profesional, nos ayudó a superar una etapa muy dura de duelo a mis hijas y a mí. Su ayuda fue fundamental para afrontarlo y siempre ha estado dispuesta cuando la hemos necesitado. Gracias a su trabajo, profesionalidad y cariño

Siempre he tenido x problemas que tapaba con una sonrisa cuando salía a la calle, pero que internamente me iban consumiendo. Y todo se agudizó cuando, además, tuve un problema de salud.



Encontré a Ana por recomendación y fue el acierto de mi vida. Yo nunca había creído en la psicología y me pensaba que yo no necesitaba contarle a un profesional Mis cosas, como que eso me hacía parecer débil. Hasta que te das cuenta que todos necesitaríamos acudir.
Para mi Ana es una persona que me comprende, que me abre la mente y me hace pensar con claridad. Y lo que más valoro de mi aprendizaje con ella.. es que nunca me ha dicho que tengo que hacer. Porque al final muchas veces ya dependemos y queremos que nos diga la solución a todo. Y gracias a ella, he aprendido que al final yo misma tengo que decidir las cosas en la vida, ella es quien me da las herramientas. 
Esto es un mini resumen de mi opinión. Y es que mi experiencia con Ana y todo lo que escriba va a ser positivo, con ella se crece un poquito más en cada sesión.

A pesar de ser un poco reticente al principio a ir a la consulta, me di cuenta de que fue algo imprescindible para salir de una situación personal que me había hecho entrar en un bucle. No quería darme cuenta de lo que me pasaba y necesitaba escucharlo bien claro de alguien que no fueran mis padres, con los cuales me ponía a la defensiva en cuanto me hablaban del tema.

No sólo conseguí terminar con la situación que no me dejaba ser ni yo misma sino que también me ayudó a aprender a valorarme y me hizo más fuerte. Tanto es así que repetí. Casi 2 años después empecé a sentirme muy agobiada y sin querer escuchar lo que los de mi entorno me decían, con toda la razón, sobre ese tema. Así que esta vez por decisión propia volví a la consulta. Salí muy reforzada y con las ideas muy claras, sin ningún tipo de duda de la decisión que tenía que tomar. Con sus similitudes, sus consejos y sus verdades sin tapujos Ana no es sólo una auténtica profesional sino que a pesar de ser un poco reticente al principio a ir a la consulta, me di cuenta de que  fue algo imprescindible para salir de una situación personal que me había hecho entrar en un bucle. No quería darme cuenta de lo que me pasaba y necesitaba escucharlo bien claro de alguien que no fueran mis padres, con los cuales me ponía a la defensiva en cuanto me hablaban del tema. Es una auténtica profesional que consigue reforzar tus puntos débiles y hacerte superar tus miedos.

Hace algún tiempo y por diferentes cambios acaecidos, ocurrieron diversas circunstancias en mi vida y diversas variaciones que no supe manejar, pero gracias a esta profesional, dichos hechos dieron un vuelco, enseñándome a aprender cómo debo enfrentarme a estas situaciones, bien a través de diferentes técnicas a aplicar en todos los aspectos que rodean tu vida o bien a aprender una simple palabra como es “NO”. Atendiendo siempre a “QUÉ ES LO QUIERO HACER” y NO “QUÉ ES LO QUE DEBO HACER”.

Desde el primer momento en que acudí a su consulta sentí cercanía, confianza y ante todo profesionalidad. Creo que en la vida el hecho de acudir ante estos profesionales de tal calibre, no es una situación de la que te puedas avergonzar, sino todo lo contrario, es decir, has tenido la valentía de acudir a esta persona para que te ayude y para que te enseñe.

Es por ello que ANIMO a todas aquellas personas que se encuentren una situación difícil, a aquellas personas que se encuentren con el autoestima “por los suelos”, a aquellas personas que no saben que hacer con su vida y se encuentren en una encrucijada, o a aquellas personas que, simplemente, necesiten de consejo o que sean escuchados por un tercero imparcial, el cual no te va a criticas por tus actuaciones, todos lo contrario, te va a recomendar. 

Vuelvo a repetir, el hecho de acudir al PSICÓLOGO no es sinónimo de patología alguna, es sinónimo de valentía con el fin de ponerle fin a los problemas que te pongan la zancadilla. 

Muchas gracias por todo.

Tras muchos años años de terapia, creo que captas a la primera la profesionalidad y empatía de la persona que has elegido para que te ayude.
 Yo desde el primer momento fui muy franca con Ana diciéndole o desde el minuto cero me ,o no volvería más, bueno pues llevo varios años, me desplazo en ave para ir a sus consultas, pero es la mejor decisión que he podido tomar.

Comencé hace más de dos años con Ana. Sufría trastorno de ansiedad y llevaba tres años en tratamiento. En menos de dos meses empezamos a ver resultados de forma rápida. Venía de otra consulta de psicología y veía que el problema solo se tapaba con ansiolíticos, los cuales cada vez hacían menos efecto, así que me di la oportunidad de probar con Ana. Decidimos desde el primer momento tratar los problemas desde un enfoque distinto, y me fui dando cuenta de que en mi vida sobraban las pastillas y quizá mi problema estaba dentro de mí y no en el mundo que me rodeaba.

Ana es una gran profesional, que te escucha, que empatiza y que me dio una ayuda y una confianza en mí mismo que me sirvió para abordar los problemas con mucha más madurez. Tiene una metodología clara y directa, sin rodeos y que aborda los problemas desde el primer minuto. 

Hoy, tras poco más de dos años, puedo decir que he superado esa crisis, y aun estando lejos por temas profesionales y afrontando nuevos y más difíciles retos, puedo decir que lo vivo con mucha más paz e integridad.
Gracias Ana

Hace poco menos de un año me diagnosticaron VIH, para mi fue un shock, no estaba para nada preparado para recibir una noticia así y mucho menos a nivel mental… Los médicos que me atendieron, me recomendaron ayuda psicológica y me dieron el contacto de Ana. 

Antes de que ocurriera todo esto, yo ya había ido a otros psicólogos por otros motivos (insomnio, estrés…) con estos otros profesionales, la verdad, me sentí encasillado, los psicólogos me “soltaban su rollo” y nunca me sentí escuchado por ninguno ni vi un afán de ayuda ni apoyo.

Por todo esto, la primera vez que fui a ver a Ana, fui con desconfianza, con muchos prejuicios y con la certeza de que ni me iba a ayudar, ni me iba a servir para nada. ¡Qué equivocado estaba!

En la primera sesión Ana simplemente me escuchó y nunca había sentido una sensación tan liberadora en mi vida, fui con algo que para mi era la mayor montaña, el mayor abismo y totalmente hundido por dentro a contarselo a alguien que no conocía de nada y cuando terminó la sesión me sentí liberado y mucho más tranquilo.

Llevo desde noviembre de 2017 viendo a Ana 2 veces al mes, sigo yendo porque no sólo me está ayudando a aceptar que tengo VIH, me está ayudando a aceptarme, a entenderme y a discutirme a mí mismo y, por tanto, a ser mi mejor yo y eso es algo que no se puede valorar ni con dinero ni con nada.

He tenido la suerte de encontrar a una persona que cada vez que hablo con ella da en la clave, me escucha, me apoya, me critica de manera constructiva, me rebate, me discute, me ayuda, me entiende y me hace sentir mejor. 

La vida da muchas vueltas, pero, tengo claro que siempre estaré en deuda con Ana y completamente agradecido por toda la ayuda que me ha dado, me da y espero que me de durante el tiempo que lo necesite.

Ana, un millón de gracias por todo.

Gracias a la intervención de Ana, he conseguido ver las cosas de otro modo, mi mochila se ha descargado y ahora también pienso más en mí.

Cada vez que hablaba con ella venía a mi casa con otra visión de las cosas y como poder aplicar lo que hablábamos en la consulta mediante pautas y aprendizajes.